Viernes, 20 Enero 2017 12:40

A malos tiempos, buenas manualidades

Buena parte de nuestro 2016 fue bastante dura, como ya te conté en el post de aniversario. Sobre todo, se nos hizo muy difícil el verano, en el que Daibel tuvo un brote de epilepsia horrible, falleció mi abuela y no pudimos marcharnos unos días de vacaciones. Siempre os cuento que las manualidades se han convertido en mi válvula de escape y menos mal que me agarré a ellas en el último verano. Como no podíamos visitar algún sitio bonito, escapar del calor de Madrid y despejarnos, me puse a crear. Las manualidades me ayudaron a serenarme, concentrarme en algo bello, distraer mi mente, que se enreda fácilmente en lo angustioso... Me salvaron de enfangarme más todavía.

Quiero compartir con vosotros una recopilación de las manualidades que he hecho en los últimos meses. Tengo dos objetivos: enlazar los tutoriales que he seguido por si os dan ideas para hacer vuestras creaciones y demostrar que cualquiera puede. No me cansaré de decir que a mí nunca me gustaron las manualidades, que nunca se me han dado bien, que mi madre me acababa los trabajos del colegio, pero que la maternidad es capaz de transformarnos hasta el punto de que ahora las adoro y las necesito. Y, ¡oye, que no se me da tan mal! Hay resultados muy dignos, de los que me siento muy orgullosa en lo que os voy a enseñar.

Fieltro y lana cardada

Me encanta coser fieltro. Es muy fácil y siento como cada puntada me sana. Muchas de las cosas que hago son para regalar y me encanta hacerlas pensando en quien las va a disfrutar. Siento que me conecta con esas personas. Me gusta mucho pensarlas. También me encanta combinar la costura del fieltro con adornos de lana cardada. Queda muy bonito y pinchar la lana desestresa un montón.

Así, en verano hice estas marionetas de dedos para Martín, buscando ideas en Pinterest.

1manualidades

Este Totoro se lo regalé a David y Javi. ¡Y me voy  a hacer otro para mí! Aquí podéis ver el tutorial que seguí.

2manualidades

Lo que más he hecho son animales de fieltro en 2D y en 3D. Los animales planos es lo primero que aprendí a hacer gracias a Marta, una vecina que quedó un par de veces conmigo para enseñarme. El conejo lo hice siguiendo este tutorial. Además, hice una gallina y un zorro siguiendo las instrucciones de este libro de Tamara Chubarovsky.

3 2manualidades

Mi amiga Cris me encargó un tres en raya. Fue mi primera creación sin seguir un tutorial y estoy encantada con el resultado. Irene también me encargó uno sobre superhéroes y otro de abejas y mariquitas.

4manualidades

Mandalas

Ya lo sabes. Me gusta dibujar mandalas. En este post te conté cómo los hago para regalárselos a mis seres queridos. Además, al inicio de cada estación, dibujo uno y lo cuelgo en mi nevera.

5manualidades

Este verano me animé a dibujar un mandala con lana, siguiendo este tutorial de De mi casa al Mundo.

6manualidades

Y cuando a Daibel le hospitalizan, me llevo mis libros de arteterapia para relajarme en los ratos muertos.

7manualidades

Grandes proyectos

El año pasado Kike y yo hicimos dos grandes proyectos para Nora. La primera fue esta casita de duendes. Cuando Daibel nació le regalaron unos productos de higiene de Weleda que venían en una caja monísima en forma de casita. En cuanto la vi, decidí que con ella haría un juguete para mi hijo. Pero Daibel no coge objetos ni juega con objetos convencionales, así que ahí estuvo la caja más de dos años cogiendo polvo… Pensé que la idea era buena y que otro niño debía disfrutarla, así que se la hice a Nora con mucho cariño. Con la ayuda de Kike, le hice dos pisos a la casa, la decoramos, y creamos los muebles  con la típica mezcla de cola, agua y papel de periódico. Los duendes son de lana cardada y los hice siguiendo este tutorial, que también seguí para crear los gnomos de la siguiente manualidad.

9manualidades

 En verano hicimos la una casa del árbol para gnomos. Para mí, es la cosa más bonita que he creado nunca y disfrutamos cantidad haciéndola. Kike y yo pasamos un fin de semana montándola. Cada 10 minutos se nos ocurría algo nuevo que añadir. Fue un proceso de lo más creativo. Empezamos con la idea de hacer lo que se propone en este tutorial, pero ya veis que el resultado es bastante distinto porque las ideas nos salían a borbotones.

8manualidades

Material adaptado

Cuando nacieron Leia y Mario, quise hacerles algo especial. Les regalé un sonajero adaptado a cada uno. También hice uno para Daibel. Te conté cómo lo hice en este tuturial.

10manualidades

En otoño, con mucho cariño, cosí un parche y un antifaz que me encargó el fisioterapeuta de Daibel. Lo usa con otros niñ@s a los que trata en el centro de atención temprana para estimular el sistema vestibular, el equilibro, la propiocepción y la consciencia espacial.

11manualidades

Tengo en marcha, desde hace meses, la creación de una manta sensorial. Ya sabéis que desde que empecé a trabajar dispongo de poco tiempo y la verdad es que este proyecto se me ha estancado. Cuando lo tenga terminado, os contaré en detalle cómo la he hecho y sobre todo por qué. A grandes rasgos os puedo contar que Daibel no quiere coger objetos, pero sí explora ciertas texturas. Aunque la manta no está terminada, sí que tengo los elementos seleccionados y se los ofrezco para que los toque.

103manualidades

Espero seguir creando en 2017.

¿Me enseñas tus creaciones de 2016? ¿Te ha dado alguna idea este post? ¿Hau alguna manualidad que quieras hacer?

Publicado en Salud emocional

Desde que me quedé si trabajo en el verano de 2012, me propuse hacer la mayor parte de los regalos a mano. Así, ahorraría costes y serían presentes muy especiales y hechos con mucho cariño. No lo tenía fácil porque siempre se me habían dado mal las manualidades. Todavía recuerdo mis primeras creaciones… unas macetas hechas con los botes de leche en polvo que tomaba Nora, la hija de unos amigos. Eran un churro, pero yo estaba orgullosísima de poder hacer algo con mis propias manos. Seis meses después de aquella decisión, me quedé embarazada y ahí arrancó mi creatividad, que está desbocada y que me lleva por caminos insospechados, como ya te conté aquí. Haré otros post con ideas para hacer regalos hechos a mano, pero en este me voy a centrar en los mandalas, que han sido el regalo que he hecho a muchos de mis allegados en el solsticio de invierno.

Como ya te he contado por aquí y en redes sociales, me he aficionado a hacer mandalas porque es una actividad muy relajante, que me ayuda a calmarme. Suelo hacerlos cuando me siento acelerada. En este enlace puedes leer más sobre los beneficios de esta técnica de meditación. Aunque pueden parecer difíciles por la cantidad de trazos y figuras geométricas que tiene, son muy fáciles de hacer. Yo me animé tras ver el vídeo que colgó Aguamarina en su blog.

Me reservo el primer mandala que hice para otro post muy especial, pero sí te puedo contar que me enganchó al momento y que cuando lo terminé, el resultado me fascinó. No podía creer que yo hubiese hecho aquello que me parecía tan bonito.

Como me gustó tanto, seguí haciendo mandalas y pensé que podrían ser un bonito regalo para la gente de mi entorno. Entonces, comencé a dibujarlos pensando en la persona a la que se lo quería regalar. Así hice estos dos, como regalo de fin de curso para los terapeutas de Daibel. Me hace mucha ilusión verlos colgados en la pared de sus consultas, junto a los dibujos de sus pacientes XD.

3Mandalas julio

Decidí que serían el regalo del pasado diciembre para mis familiares y amigos, para las personas que tanto nos están ayudando en los últimos meses. Por lo que en noviembre comencé a crearlos.

Te cuento el proceso

Para hacer mandalas necesito los siguientes materiales:

  •          Folios u otra superficie en la que quieras dibujar el mandala
  •          Objetos de forma circular de diferentes diámetros
  •          Lápiz o portaminas
  •          Regla o cualquier objeto que te sirva para trazar una línea
  •          Goma de borrar
  •          Rotuladores de colores

6materiales

PRIMER PASO: Hacer las guías

No me atrevo a hacer los mandalas sin guías. Es falta de confianza en mis capacidades, lo sé, pero de momento es lo que hay. Así que me hago unas guías con líneas y cículos que me ayudan a hacer los trazos de forma uniforme. Primero dibujo los círculos concéntricos ayudándome de objetos que tengo por casa (es que no sé dónde he metido el compás). Después trazo cuatro diámetros para dividir los círculos en ocho partes. Todo aproximado, no hay nada medido.

6proceso1     6proceso2

SEGUNDO PASO: Dibujar

Comienzo desde un punto en el centro de los círculos y voy dibujando hacia fuera. Se trata de hacer figuras lo más uniformes posible y repetirlas, como si fuese un patrón. Aquí hay que echarle imaginación y dejarse llevar. A mí me suelen salir muy floreados y de formas redondeadas, pero cada uno tiene su estilo… Hay a quien le salen más cuadriculados.

6proceso3     6proceso4

6proceso5     6proceso6

TERCER PASO: Colorear

Elijo los colores que quiero utilizar, siempre con una intencionalidad concreta y los voy combinando. En esta ocasión he escogido tonos fríos porque es mi mandala de invierno. A veces cubro todo el mandala con color y otras veces dejo algunos huecos en blanco.

6proceso7     6proceso8

Mi familia y mis amigos son mi inspiración

Como ya he comentado, me gusta hacer los mandalas pensando en la persona a la que se lo voy a regalar, lo que condiciona las figuras que dibujo y los colores que elijo. Os pongo algunos ejemplos.

Los primeros que te muestro se los he regalado a las gestoras del Banco del Tiempo de Rivas, unas personas muy especiales que me han cuidado mucho este año y con las que he compartido muy buenos momentos. 6 mujeres únicas, con una sensibilidad especial y con las que estaba predestinada a juntarme. Para crear sus mandalas, pensé en cómo son, qué significan para mí y en una palabra que para mí las define.

6 chicas

Otro mandala muy especial es el que hice para mis padres. Es la primera vez que me atrevía a hacer un mandala dividido. Elegí como tema la Luna y el Sol porque así les veo yo. Mis padres son muy diferentes el uno del otro, como la noche y el día, pero se complementan y no podría vivir sin ellos. Aurora es para mí más luminosa y un poco cuadriculada en el arte que ella crea (es una ceramista excepcional de la que no se me ha pegado nada XD), por eso aparecen trazos de líneas rectas. Paco para mí es más oscuro, supongo que por su humor negro y porque su timidez le hace introvertido frente a quien no conoce, pero, a la vez, es el hombre más tierno y dulce que conozco, y de ahí vienen los trazos redondeados.

6padres

Por último, os muestro el más especial de todos, el que le regalé a Kike, el padre de la criatura y modelo de manos de Crianza Mágica XD. Desde que compré esta estrella de mar en verano en Galicia, supe que haría un mandala con ella y que sería para él. Tenía claro que sería en fondo negro, el color que para mí define a Kike. La verdad es que está menos elaborado que el resto por las prisas para que no me pillara en plena faena. En cualquier caso, me encanta.

6kike

¿Haces mandalas? ¿Te atreves a probar a crearlos? ¿Usas otras técnicas de relajación creativas?

Publicado en Salud emocional
Lunes, 21 Diciembre 2015 14:00

Saquito de cuentos DIY

 

¿A tu peque le gustan los cuentos? Este material le va a encantar. Te traigo el primer tutorial de Crianza Mágica, en el que explico cómo hacer un saquito de cuentos, que, además, es el regalo que ofrezco en el sorteo de lanzamiento de la web. ¿Todavía no has participado? Entérate de cómo hacerlo en el post de bienvenida.

El saquito de cuentos es un material de juego muy versátil, apto para multitud de situaciones, y muy, muy, muy fácil de hacer. Básicamente consiste en una serie de piezas, cada una con un dibujo, que se guardan dentro de una bolsa de tela. Se van sacando y se cuenta una historia con las figuras que salen. Esto es a grandes rasgos, pero su versatilidad hace que se pueda jugar de muchas formas distintas. Aquí te doy algunas ideas:

  • El niño saca 5 piezas (por ejemplo) y con ellas cuenta una historia.
  • El adulto saca 5 piezas (por ejemplo) y con ellas le cuenta una historia al niño.
  • Los participantes en el juego van sacando piezas por turnos hasta que se acaban y van contando una historia que, seguramente, resultará de lo más hilarante y divertida.
  • Dependiendo de lo que dibujemos en las piezas, podemos jugar a clasificarlas por tipos (por ejemplo, animales), formas (por ejemplo, geométricas) o colores.
  • También, en función de lo que dibujemos, se puede jugar al memory (emparejar fichas iguales o similares) o a hacer asociaciones (por ejemplo, la abeja con la miel)
  • Para niños que estén desarrollando la pinza de agarre y el sentido de permanencia, puede ser muy entretenido simplemente meter y sacar piezas del saco.

Desarrollo de habilidades

Con estos juegos podemos desarrollar, entre otras, estas destrezas:

  • Fomenta la creatividad
  • Ayuda a mantener la atención y la concentración
  • Favorece el desarrollo del lenguaje
  • Desarrolla la psicomotricidad fina al manipular las piezas
  • Ayuda a comprender conceptos como la asociación o la permanencia de objetos.

El cuento de Nora

El primer saquito de cuentos se lo regalé a Nora, la hija de unos amigos, en su tercer cumpleaños. Le he pedido que nos cuente un cuento. Ha sacado cunco piezas (araña, mariposa, niña, luna y sol) y nos ha contado esta historia sobre la amistad y el paso de los días XD.

1nora

Vamos ya con el tutorial por si quieres crear tú un saquito de cuentos…

Materiales necesarios

1 materiales saquito

  • Una bolsa de tela: para el primero que hice, la compré en un bazar chino. La que reciba el ganador o ganadora del sorteo estará hecha a mano por una amiga, ya que de momento (¡DE MOMENTO!) la costura no es lo mío.
  • Unas piezas manejables: si son de elementos naturales, mejor. Pueden ser piedras planas y redondas o conchas, por ejemplo.Como esos materiales no son fáciles de encontrar para mí, le pedí a mi madre, que es una experta ceramista, que me hiciera unas piezas en barro refractario blanco.

1 conchas

  • Pintura acrílica: si eres mañoso, lo puedes hacer con pincel, pero yo, que aún soy una novata en esto de las manualidades, he utilizado rotuladores de pintura acrílica.

 Forma de hacerlo

El proceso no puede ser más fácil. Pintas en las piezas animales, personas, objetos, paisajes, seres mágicos… Cualquier cosa que creas que puede servir para contar un cuento. O, si prefieres desarrollar otras destrezas, también puedes dibujar figuras geométricas, por ejemplo.

1 dubujar piezas

Mete al menos 10 piezas. Cuantas más metas, más posibilidades tendrás para contar cuentos.

1 Piezas 

También puedes decorar la bolsa de tela. Yo lo hice con los mismos rotuladores acrílicos, que además sirven para pintar en textiles.

Mete las piezas en el saquito y… ¡listo!

1 diy Saquito de cuentos

¡Recuerda! Estás a tiempo de participar en el sorteo de un saquito de cuentos.

Si te animas a fabricar uno, me hará mucha ilusión que me lo enseñes.

 

Publicado en Juguetes adaptados