Martes, 17 Mayo 2016 14:19

Diversidad funcional

Mi héroe particular se llama Jorge. No es muy alto pero es tan gigante... Tiene el pelo castaño a juego con sus ojos. La gente dice que tiene la mirada perdida a mí me gusta llamarla soñadora. En su mundo existe el dolor pero es la única persona que conozco que puede hacer feliz a todos los que están a su alrededor solamente sonriendo.

Parece hecho de acero como los superhéroes. Tiene unos bíceps que muchos envidiarían y una fuerza que asombra a todo el que le conoce. Sus manos son grandes y fuertes, la gente dice que son algo torpes y que las cicatrices que tienen en el dorso de la mano dan cosa, pero ya me gustaría a mí ver a más de uno comer como él lo hace pese a sus cicatrices, y poner tanto empeño en romper los papeles del banco a cachitos muy pequeños donde no se distinguen los nombres.

Es algo cabezón, pero yo digo que le viene de familia, ya que: a ellos les cuesta cambiar de idea cuando les gusta algo, pero como todo superhéroe debe de tener algo de cabezón para conseguir sus objetivos. Como os habréis dado cuenta a la gente le gusta hablar de él.

También tiene unos andares peculiares pero todos los superhéroes tiene que tener una característica que le defina ¿no? Aunque todos dicen que anda mejor desde que anda a caballo, como cualquier superhéroe tiene que tener un compañero de batallas.

Así es como me gustaría que lo viera la sociedad, que vieran que sus poderes son mayores que los de la otra persona, pero si se le pone el adjetivo de “persona con discapacidad” todo cambia. Todo cambia cuando solo saben ver sus defectos. Ya no existen capacidades sino la palabra tan fea: DISCAPACITADO.

Como habréis podido ver lo vivo desde muy cerca. Y quería contaros lo que sé de la discapacidad aunque es más correcto llamarla diversidad funcional. La discapacidad intelectual afecta al cerebro. Es una lesión de éste. No todas son iguales, algunas son más graves y otras más leves. La discapacidad motora es la que afecta a los movimientos de las manos, brazos, cabeza, piernas etc., afecta a la hora de andar  o de hacer algo tan simple para nosotros. Dependiendo de la gravedad, se consiguen muchas metas. Ambos tipos suelen componer la mayoría de las discapacidades, pero no tienen nada que ver con que estas personas no sean capaces, porque para mí son héroes que luchan día a día por avanzar un poquito y conseguir todo lo que se propongan.

Olvidémonos de las palabras como: retrasado, mongolo, subnormal y tonto. Para mí mi hermano es un héroe, lucha por demostrar que puede, que lucha  y que es capaz de contagiar su alegría su enfado y su misterio como cualquier otra persona. Aunque su súper poder es su sonrisa que mueve mi mundo y me anima a seguir luchando. Y es que todos los superhéroes no tienen que llevar capa ni volar. Ánimo Jorge, sigue así.

 Texto: Marta (11 años)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.